logo radio tu zona
live
 

Arquitectura

  

La banda Los Achiros se comunicaba telefónicamente con sus víctimas para exigirles dinero. Lo curioso es que estaba integrada por seis mujeres vinculadas con dos internos de la cárcel San Isidro de Popayán (Cauca), quienes realizaban el mismo trabajo

 

Los dos internos llamaban a otros reclusos del centro penitenciario y a desprevenidos ciudadanos para alertarlos sobre problemas judiciales de un familiar y exigirles dinero para no capturarlos. En otras oportunidades, los comerciantes eran su objetivo, exigiéndoles cuotas para evitar robos en sus locales comerciales o un atentado terrorista.

Las seis mujeres se encargaban de la recolección de los dineros producto de las extorsiones realizadas por los detenidos.

Las evidencias e interceptaciones telefónicas a varios celulares desde donde se realizaban las llamadas, le permitieron a la Fiscalía solicitar ante un juez promiscuo de Sotará (Cauca) las ocho órdenes de captura por el delito de extorsión agravada, en los departamentos del Valle del Cauca, Huila y Nariño.

.

 FUENTE: PERIODICO VIRTUAL                                             

                                                                                               

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

  • APLICACION
  • JUVENTUD
  • QUEREMOS
  • SIEMBRA